Make your own free website on Tripod.com
Capitulo 16

La manera de acercarse a Dios

1 MIENTRAS visitaba cierto país oriental, a una turista la asombraron los ritos que vio en un templo budista. Aunque las imágenes no eran ni de María ni de Cristo, muchos de aquellos ritos se parecían a los de su propia religión en su país de origen. Por ejemplo, observó que utilizaban rosarios y recitaban oraciones. Otras personas también han percibido estas similitudes. Los devotos se acercan a Dios o a los objetos de su devoción de maneras extraordinariamente similares en Oriente y Occidente.

1. ¿Qué similitudes se observan en muchas religiones?

2 Muchos tratan de acercarse a Dios particularmente orándole. Se ha definido la oración como “súplica, deprecación o ruego que se hace a Dios, a los dioses o a los santos. Elevación de la mente a Dios para alabarle, pedir su ayuda o darle gracias por sus beneficios”. (Gran Enciclopedia Larousse.) Pero hay personas que cuando oran a Dios solo piensan en los beneficios que pueden obtener. Por ejemplo, un hombre preguntó en cierta ocasión a un testigo de Jehová: “Si usted ora por mí, ¿se solucionarán mis problemas familiares, laborales y de salud?”. Al parecer, aquel hombre pensaba que sí; no obstante, muchas personas oran y descubren que sus problemas continúan. Por eso cabe la pregunta: ‘¿Por qué deberíamos acercarnos a Dios?’.

2. ¿Cómo se ha definido la oración, y por qué oran muchas personas?

POR QUÉ ACERCARSE A DIOS
3 La oración no es un rito vacío de significado ni simplemente un medio para conseguir algo. Una de las razones principales para orar a Dios es cimentar una relación estrecha con él. Por eso debemos dirigir nuestras oraciones al propio Jehová Dios. “Jehová está cerca de todos los que lo invocan”, dijo el salmista David. (Salmo 145:18.) Jehová nos invita a forjar una relación pacífica con él. (Isaías 1:18.) Los que responden a esta invitación concuerdan con el salmista que dijo: “En cuanto a mí, el acercarme a Dios es bueno para mí”. ¿Por qué? Porque los que se acercan a Jehová Dios consiguen verdadera felicidad y paz interior. (Salmo 73:28.)

Salmo 145:18 ***Jehová está cerca de todos los que lo invocan,
de todos los que lo invocan en apego a la verdad.
Isaías 1:18 ***“Vengan, pues, y enderecemos los asuntos  entre  nosotros  —dice  Jehová—. Aunque los pecados de ustedes resulten ser como escarlata, se les hará blancos justamente como la nieve; aunque sean rojos como tela de carmesí, llegarán a ser aun como la lana.
Salmo 73:28 ***Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es bueno para mí.
En el Señor Soberano Jehová he puesto mi refugio,   para declarar todas tus obras.


3. ¿A quién debemos dirigir nuestras oraciones, y por qué?

4 ¿Por qué orar a Dios para que nos ayude si él ‘sabe lo que necesitamos antes de que se lo pidamos’? (Mateo 6:8; Salmo 139:4.) Al orar mostramos que tenemos fe en Dios y que lo consideramos la fuente de “toda dádiva buena y todo don perfecto”. (Santiago 1:17; Hebreos 11:6.) Jehová se complace en nuestras oraciones. (Proverbios 15:8.) Él se alegra de oír nuestras expresivas palabras de aprecio y alabanza, tal como un padre se regocija cuando oye pronunciar a su hijo pequeño palabras sinceras de gratitud. (Salmo 119:108.) Cuando existe una buena relación entre padre e hijo, existe también una comunicación afectuosa. El niño que se siente amado desea hablar con su padre. Lo mismo sucede en nuestra relación con Dios. Si apreciamos de veras lo que estamos aprendiendo de Jehová y el amor que él nos muestra, sentiremos un gran deseo de comunicarnos con él en oración. (1 Juan 4:16-18.)
5 Al dirigirnos al Dios Altísimo, debemos hacerlo con respeto, pero no tenemos que preocuparnos demasiado por las palabras concretas que utilicemos. (Hebreos 4:16.) Siempre tenemos acceso a Jehová. ¡Y qué privilegio el nuestro de poder ‘derramar nuestro corazón’ ante Dios en oración! (Salmo 62:8.) El aprecio a Jehová conduce a una relación afectuosa con él, como la del fiel Abrahán, a quien se consideró amigo de Dios. (Santiago 2:23.) Ahora bien, cuando nos dirijamos al Señor Soberano del universo, es necesario cumplir con los requisitos que él estipula para orarle.

Mateo 6:8 ***Pues bien, no se hagan semejantes a ellos, porque Dios su Padre sabe qué cosas necesitan ustedes hasta antes que se las pidan.
Salmo 139:4 ***Pues no hay una sola palabra en mi lengua,   cuando, ¡mira!, oh Jehová, tú ya lo sabes todo.
Santiago 1:17 ***Toda dádiva buena y todo don perfecto es de arriba, porque desciende del Padre de las luces [celestes], y con él no hay la variación del giro de la sombra.
Hebreos 11:6 ***Además, sin fe es imposible ser[le] de buen agrado, porque el que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que llega a ser remunerador de los que le buscan solícitamente.
Proverbios 15:8 ***El sacrificio de los inicuos es cosa detestable a Jehová, pero la oración de los rectos le es un placer.
Salmo 119:108 ***Por favor, complácete en las ofrendas voluntarias de mi boca, oh Jehová,
y enséñame tus propias decisiones judiciales.
1 Juan 4:16-18 ***Y nosotros mismos hemos llegado a conocer y hemos creído el amor que Dios tiene en nuestro caso.  Dios es amor, y el que permanece en el amor permanece en unión con Dios, y Dios permanece en unión con él. 17 Así es como el amor ha sido perfeccionado con nosotros, para que tengamos franqueza de expresión en el día del juicio, porque, tal como es ese, así somos nosotros mismos en este mundo. 18 No hay temor en el amor, sino que el amor perfecto echa fuera el temor, porque el temor ejerce una restricción. En verdad, el que está bajo temor no ha sido perfeccionado en el amor.
Hebreos 4:16 ***Acerquémonos, por lo tanto, con franqueza de expresión al trono de la bondad inmerecida, para que obtengamos misericordia y hallemos bondad inmerecida para ayuda al tiempo apropiado.
Salmo 62:8 ***Confía en él a todo tiempo, oh pueblo.  Delante de él derramen ustedes su corazón.
Dios es refugio para nosotros.
Santiago 2:23 *** y se cumplió la escritura que dice: “Abrahán puso fe en Jehová, y le fue contado por justicia”, y vino a ser llamado “amigo de Jehová”.

4, 5. ¿Por qué es importante orar a Dios?  Y ¿Qué clase de relación podemos cultivar con Dios mediante la oración?

REQUISITOS PARA ACERCARSE A DIOS
6 ¿Hace falta dinero para dirigirse a Dios? Muchas personas pagan a sacerdotes para que oren por ellas. Hasta hay quienes creen que el grado de atención que Dios preste a sus oraciones dependerá de la cuantía de su donación. Sin embargo, la Palabra de Dios no dice que se nos exija ninguna ofrenda monetaria para dirigirnos a Jehová en oración. Podemos recibir sus provisiones espirituales y las bendiciones de relacionarnos con él en oración sin costo alguno. (Isaías 55:1, 2.)
7 ¿Qué se requiere entonces? Algo indispensable es tener la actitud de corazón apropiada. (2 Crónicas 6:29, 30; Proverbios 15:11.) En nuestro corazón debemos tener fe en que Jehová Dios es el “Oidor de la oración” y el “remunerador de los que le buscan solícitamente”. (Salmo 65:2; Hebreos 11:6.) También debemos ser humildes de corazón. (2 Reyes 22:19; Salmo 51:17.) En una de sus ilustraciones, Jesucristo habló de un recaudador de impuestos que se dirigió a Dios con una actitud de corazón humilde, y dijo que este hombre había probado ser más justo que cierto fariseo arrogante. (Lucas 18:10-14.) Al dirigirnos a Dios en oración, recordemos que “todo el que es orgulloso de corazón es cosa detestable a Jehová”. (Proverbios 16:5.)

Isaías 55:1-2 ***¡Oigan, todos ustedes los sedientos! Vengan al agua. ¡Y los que no tienen dinero! Vengan, compren y coman. Sí, vengan, compren vino y leche hasta sin dinero y sin precio. 2 ¿Por qué siguen pagando dinero por lo que no es pan, y por qué es su afán por lo que no resulta en satisfacción? Escúchenme atentamente, y coman lo que es bueno, y halle su alma su deleite exquisito en la grosura misma.
2 Crónicas 6:29-30 ***sea cual fuere la oración, sea cual fuere la petición de favor que se haga de parte de cualquier hombre o de todo tu pueblo Israel —porque ellos conocen cada cual su propia plaga y su propio dolor—; cuando él realmente extienda las palmas de las manos hacia esta casa, 30 entonces dígnate oír tú mismo desde los cielos, el lugar de tu morada, y tienes que perdonar y dar a cada uno conforme a todos sus caminos, porque tú conoces su corazón (porque solo tú mismo conoces bien el corazón de los hijos de la humanidad)
Proverbios 15:11 *** El Seol y [el lugar de] la destrucción están enfrente de Jehová. ¡Cuánto más los corazones de los hijos de la humanidad!
Salmo 65:2 ***Oh Oidor de la oración, aun a ti vendrá gente de toda carne.
Hebreos 11:6 ***Además, sin fe es imposible ser[le] de buen agrado, porque el que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que llega a ser remunerador de los que le buscan solícitamente.
2 Reyes 22:19 ***por razón de que tu corazón estuvo blando, de manera que te humillaste a causa de Jehová al oír lo que he hablado contra este lugar y sus habitantes [para que] llegue a ser objeto de pasmo e invocación de mal, y entonces rasgaste tus prendas de vestir y te pusiste a llorar delante de mí, yo, sí, yo, he oído —es la expresión de Jehová
Salmo 51:17 ***Los sacrificios para Dios son un espíritu quebrantado;  un corazón quebrantado y aplastado, oh Dios, no lo despreciarás.
Lucas 18:10-14 *** “Dos hombres subieron al templo a orar, el uno fariseo y el otro recaudador de impuestos. 11 El fariseo se puso de pie y oraba para sí estas cosas: ‘Oh Dios, te doy gracias de que no soy como los demás hombres, dados a extorsión, injustos, adúlteros, ni siquiera como este recaudador de impuestos. 12 Ayuno dos veces a la semana, doy el décimo de todas las cosas que adquiero’. 13 Pero el recaudador de impuestos, estando de pie a la distancia, no quería ni siquiera alzar los ojos hacia el cielo, sino que se golpeaba el pecho, y decía: ‘Oh Dios, sé benévolo para conmigo, [que soy] pecador’. 14 Les digo: Este hombre bajó a su casa probado más justo que aquel; porque todo el que se ensalza será humillado, pero el que se humilla será ensalzado”.
Proverbios 16:5 ***Todo el que es orgulloso de corazón es cosa detestable a Jehová. Mano [puede unirse] a mano; [no obstante,] uno no quedará libre de castigo.

6, 7. Aunque Dios no exige ningún pago para oír nuestras oraciones, ¿qué requiere de nosotros cuando oramos?

8 Si deseamos que Dios conteste nuestras oraciones, tenemos que limpiarnos de la conducta pecaminosa. Tras animar a sus lectores a acercarse a Dios, el discípulo Santiago añadió: “Límpiense las manos, pecadores, y purifiquen su corazón, indecisos”. (Santiago 4:8.) Hasta los que han obrado mal pueden forjar una relación pacífica con Jehová si se arrepienten de sus acciones y abandonan su forma de vivir anterior. (Proverbios 28:13.) No podemos esperar que Jehová nos escuche si tan solo aparentamos haber limpiado nuestra vida. “Los ojos de Jehová están sobre los justos, y sus oídos están hacia su ruego; pero el rostro de Jehová está contra los que hacen cosas malas”, dice la Palabra de Dios. (1 Pedro 3:12.)

Santiago 4:8 ***Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. Límpiense las manos, pecadores, y purifiquen su corazón, indecisos.
Proverbios 28:13 ***El que encubre sus transgresiones no tendrá éxito, pero al que [las] confiesa y [las] deja se le mostrará misericordia.
1 Pedro 3:12 ***Porque [los] ojos de Jehová están sobre los justos, y sus oídos están hacia su ruego; pero [el] rostro de Jehová está contra los que hacen cosas malas”.

8. Si deseamos que Dios conteste nuestras oraciones, ¿de qué tenemos que limpiarnos?
 

9 La Biblia declara: “No hay en la tierra hombre justo que siga haciendo el bien y no peque”. (Eclesiastés 7:20.) Por lo tanto, cabría preguntarse: ‘¿Cómo podemos entonces dirigirnos a Jehová Dios?’. La Biblia contesta: “Si alguno comete un pecado, tenemos un ayudante para con el Padre, a Jesucristo, uno que es justo”. (1 Juan 2:1.) Aunque somos pecadores, podemos dirigirnos a Dios con franqueza de expresión mediante Jesucristo, quien dio su vida en rescate por nosotros. (Mateo 20:28.) Él es el único conducto por el que podemos dirigirnos a Jehová Dios. (Juan 14:6.) No debemos dar por sentado el valor del sacrificio de rescate de Jesús y practicar deliberadamente el pecado. (Hebreos 10:26.) No obstante, si hacemos todo lo posible por abstenernos de hacer lo malo y aun así erramos algunas veces, podemos arrepentirnos y pedir perdón a Dios. Si nos dirigimos a él con humildad de corazón, él nos oirá. (Lucas 11:4.)

Eclesiastés 7:20 ***Pues no hay en la tierra hombre justo que siga haciendo el bien y no peque.
1 Juan 2:1 *** Hijitos míos, les escribo estas cosas para que no cometan un pecado. Y no obstante, si alguno comete un pecado, tenemos un ayudante para con el Padre, a Jesucristo, uno que es justo.
Mateo 20:28 ***Así como el Hijo del hombre no vino para que se le ministrara, sino para ministrar y para dar su alma en rescate en cambio por muchos”
Juan 14:6 ***Jesús le dijo: “Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí.
Hebreos 10:26 ***Porque si voluntariosamente practicamos el pecado después de haber recibido el conocimiento exacto de la verdad, no queda ya sacrificio alguno por los pecados,
Lucas 11:4 ***Y perdónanos nuestros pecados, porque nosotros mismos también perdonamos a todo el que nos debe; y no nos metas en tentación’”.

9. ¿Por medio de quién debemos dirigirnos a Jehová Dios, y por qué?

OPORTUNIDADES DE HABLAR CON DIOS
10 Jesucristo tenía en gran estima su relación con Jehová. Por ello, encontraba tiempo para hablar con Dios privadamente en oración. (Marcos 1:35; Lucas 22:40-46.) Hacemos bien en imitar el ejemplo de Jesús y orar a Dios con regularidad. (Romanos 12:12.) Es propio empezar el día con una oración y dar gracias a Jehová por las actividades del día antes de acostarnos. Procure dirigirse a Dios también durante el día, “en toda ocasión”. (Efesios 6:18.) Podemos orar incluso en silencio en nuestro corazón, pues sabemos que Jehová puede oírnos. Hablar con Dios en privado nos ayuda a consolidar nuestra relación con él, y las oraciones diarias contribuyen a que nos acerquemos mucho más a él.

Marcos 1:35 ***Y levantándose muy de mañana, mientras todavía estaba oscuro, salió y se fue a un lugar solitario, y allí se puso a orar.
Lucas 22:40-46 ***Una vez que llegaron al lugar, les dijo: “Ocúpense en orar, para que no entren en tentación”. 41 Y él mismo se apartó de ellos como a un tiro de piedra, y dobló las rodillas y se puso a orar, 42 diciendo: “Padre, si deseas, remueve de mí esta copa. Sin embargo, que no se efectúe mi voluntad, sino la tuya”. 43 Entonces se le apareció un ángel del cielo y lo fortaleció. 44 Mas él, entrando en agonía, continuó orando más encarecidamente; y su sudor se hizo como gotas de sangre que caían al suelo. 45 Y levantándose de orar, fue a los discípulos y los halló adormitados de desconsuelo; 46 y les dijo: “¿Por qué duermen? Levántense y ocúpense en orar, para que no entren en tentación”.
Romanos 12:12 ***Regocíjense en la esperanza. Aguanten bajo tribulación. Perseveren en la oración.
Efesios 6:18 ***mientras que, con toda forma de oración y ruego, se ocupan en orar en toda ocasión en espíritu. Y, con ese fin, manténganse despiertos con toda constancia y con ruego a favor de todos los santos,

10. En lo que respecta a la oración, ¿cómo podemos imitar a Jesús, y cuáles son algunas ocasiones en las que es propio orar a Dios en privado?

11 Jehová también escucha las oraciones que se ofrecen en favor de grupos de personas. (1 Reyes 8:22-53.) Podemos acercarnos a Dios como familia dirigidos por el cabeza de la casa. Esto fortalece el vínculo familiar; además, cuando los jovencitos oyen a sus padres orar humildemente, Jehová llega a ser muy real para ellos. ¿Qué debemos hacer cuando alguien ora en representación de otros, como por ejemplo, en una reunión de los testigos de Jehová? Si nos encontramos en el auditorio, debemos escuchar atentamente para que al final de la oración podamos decir sin reservas “amén”, que significa “así sea”. (1 Corintios 14:16.)

 1Reyes 8:22-53 ***Y Salomón procedió a ponerse de pie delante del altar de Jehová, enfrente de toda la congregación de Israel, y ahora extendió las palmas de las manos a los cielos; 23 y pasó a decir: “Oh Jehová el Dios de Israel, no hay Dios como tú en los cielos arriba ni en la tierra abajo, que guardas el pacto y la bondad amorosa para con tus siervos que están andando delante de ti con todo su corazón, 24 tú que has guardado para con tu siervo David mi padre lo que le prometiste, de modo que hiciste la promesa con tu propia boca, y con tu propia mano has efectuado el cumplimiento, como en este día. 25 Y ahora, oh Jehová el Dios de Israel, guarda para con tu siervo David mi padre lo que le prometiste, al decir: ‘No será cortado hombre tuyo de delante de mí para que se siente sobre el trono de Israel, con tal que tus hijos cuiden su camino andando delante de mí así como tú has andado delante de mí’. 26 Y ahora, oh Dios de Israel, que tu promesa que has prometido a tu siervo David mi padre resulte fidedigna, por favor. 27 ”Pero ¿verdaderamente morará Dios sobre la tierra? ¡Mira! Los cielos, sí, el cielo de los cielos, ellos mismos no pueden contenerte; ¡cuánto menos, pues, esta casa que yo he edificado! 28 Y tienes que volverte hacia la oración de tu siervo y a su petición de favor, oh Jehová mi Dios, para escuchar el clamor rogativo y la oración con que tu siervo está orando delante de ti hoy; 29 para que tus ojos resulten estar abiertos hacia esta casa noche y día, hacia el lugar del cual dijiste: ‘Mi nombre resultará estar allí’, para escuchar la oración con que tu siervo ore hacia este lugar. 30 Y tienes que escuchar la petición de favor por parte de tu siervo y de tu pueblo Israel con que oren hacia este lugar; y dígnate oír tú mismo en el lugar de tu morada, en los cielos, y tienes que oír y perdonar.   31 ”Cuando peque un hombre contra su semejante, y realmente le imponga una maldición para hacer que esté expuesto a la maldición, y realmente venga [a estar en] la maldición delante de tu altar en esta casa, 32 entonces dígnate oír tú mismo desde los cielos, y tienes que actuar y juzgar a tus siervos, pronunciando inicuo al inicuo, poniendo su camino sobre su propia cabeza, y pronunciando justo al justo, dándole conforme a su propia justicia.   33 ”Cuando tu pueblo Israel sea derrotado delante del enemigo, por seguir pecando contra ti, y verdaderamente se vuelvan a ti y elogien tu nombre y oren y hagan petición de favor hacia ti en esta casa, 34 entonces dígnate oír tú mismo desde el cielo, y tienes que perdonar el pecado de tu pueblo Israel y tienes que traerlos de vuelta al suelo que diste a sus antepasados.   35 ”Cuando el cielo esté cerrado de modo que no ocurra lluvia, porque ellos hayan seguido pecando contra ti, y realmente oren hacia este lugar y elogien tu nombre, y de su pecado se vuelvan, porque hayas seguido afligiéndolos, 36 entonces dígnate oír tú mismo desde los cielos, y tienes que perdonar el pecado de tus siervos, sí, de tu pueblo Israel, porque les enseñas el buen camino en que deben andar; y tienes que dar lluvia sobre tu tierra que has dado a tu pueblo como posesión hereditaria.   37 ”En caso de que ocurra un hambre en el país, en caso de que ocurra una peste, en caso de que ocurran abrasamiento, tizón, langostas, cucarachas; en caso de que su enemigo los sitie en la tierra de sus puertas —cualquier clase de plaga, cualquier clase de dolencia— 38 sea cual sea la oración, sea cual sea la petición de favor que se haga de parte de cualquier hombre [o] de todo tu pueblo Israel, porque ellos conocen cada cual la plaga de su propio corazón, y realmente extiendan las palmas de las manos a esta casa, 39 entonces dígnate oír tú mismo desde los cielos, el lugar establecido de tu morada, y tienes que perdonar y actuar y dar a cada uno conforme a todos sus caminos, porque tú conoces su corazón (porque solo tú mismo conoces bien el corazón de todos los hijos de la humanidad); 40 a fin de que te teman todos los días que estén vivos sobre la superficie del suelo que diste a nuestros antepasados.   41 ”Y también al extranjero, que no es parte de tu pueblo Israel y que realmente venga de una tierra distante a causa de tu nombre 42 (porque ciertamente oirán de tu gran nombre y de tu mano fuerte y de tu brazo extendido), y realmente venga y ore hacia esta casa, 43 dígnate escuchar tú mismo desde los cielos, el lugar establecido de tu morada, y tienes que hacer conforme a todo aquello por lo cual el extranjero clame a ti; a fin de que todos los pueblos de la tierra lleguen a conocer tu nombre para que te teman lo mismo que lo hace tu pueblo Israel, y para que sepan que tu nombre mismo ha sido llamado sobre esta casa que yo he edificado.   44 ”En caso de que tu pueblo salga a la guerra contra su enemigo por el camino en que los envíes, y verdaderamente oren a Jehová en la dirección de la ciudad que has escogido y de la casa que he edificado a tu nombre, 45 entonces tienes que oír desde los cielos su oración y su petición de favor, y tienes que ejecutarles juicio.   46 ”En caso de que pequen contra ti (porque no hay hombre que no peque), y tengas que estar enojado contra ellos y abandonarlos al enemigo, y sus apresadores realmente se los lleven cautivos al país del enemigo, distante o cercano; 47 y verdaderamente recobren el juicio en el país adonde hayan sido llevados cautivos, y realmente se vuelvan y te dirijan petición de favor en el país de sus apresadores, y digan: ‘Hemos pecado y errado, hemos obrado inicuamente’; 48 y verdaderamente se vuelvan a ti con todo su corazón y con toda su alma en el país de sus enemigos que se los hayan llevado cautivos, y verdaderamente te oren en la dirección de su tierra que tú diste a sus antepasados, la ciudad que has escogido y la casa que he edificado a tu nombre; 49 entonces tienes que oír desde los cielos, el lugar establecido de tu morada, su oración y su petición de favor, y tienes que ejecutarles juicio, 50 y tienes que perdonar a tu pueblo que había pecado contra ti, y todas sus transgresiones con que transgredieron contra ti; y tienes que hacerlos objeto de piedad delante de sus apresadores, y estos tienen que tenerles piedad 51 (porque ellos son tu pueblo y tu herencia, que sacaste de Egipto, de dentro del horno de hierro), 52 para que tus ojos resulten estar abiertos a la petición de favor de tu siervo y a la petición de favor de tu pueblo Israel, y los escuches en todo aquello por lo cual clamen a ti. 53 Porque tú mismo los separaste como herencia tuya de todos los pueblos de la tierra, tal como has hablado por medio de Moisés tu siervo cuando estabas sacando de Egipto a nuestros antepasados, oh Señor Soberano Jehová”.
1 Corintios 14:16 ***De otro modo, si ofreces alabanzas con un [don del] espíritu, ¿cómo dirá “Amén” a tu expresión de gracias el hombre que ocupa el asiento de la persona común, puesto que no sabe lo que estás diciendo?

11. ¿Por qué deberían orar juntas las familias?  Y ¿Qué significado tiene el que usted diga “amén” al final de una oración?

ORACIONES QUE JEHOVÁ ESCUCHA
12 A algunas personas quizás les parezca que Dios no contesta sus oraciones aun cuando le oran por medio de Cristo. Sin embargo, el apóstol Juan dijo: “No importa qué sea lo que pidamos conforme a [la] voluntad [de Dios], él nos oye”. (1 Juan 5:14.) Por consiguiente, lo que pidamos debe estar en conformidad con la voluntad de Dios. Puesto que él se interesa por nuestro bienestar espiritual, cualquier situación que afecte nuestra espiritualidad constituye un tema apropiado para orar. Debemos resistir la tentación de concentrarnos únicamente en las necesidades físicas. Por ejemplo, aunque está bien pedir a Dios que nos dé fortaleza y buen juicio para afrontar la enfermedad, los problemas de salud no deberían eclipsar los intereses espirituales. (Salmo 41:1-3.) Cierta cristiana se dio cuenta de que estaba demasiado preocupada por su salud, y le pidió a Jehová que la ayudara a ver su enfermedad de modo equilibrado. Como resultado, sus problemas de salud dejaron de acaparar su interés y empezó a notar que recibía un ‘poder más allá de lo normal’. (2 Corintios 4:7.) Su deseo de ayudar a otros en sentido espiritual se intensificó, y llegó a ser proclamadora del Reino de tiempo completo.

1 Juan 5:14 ***Y esta es la confianza que tenemos para con él, que, no importa qué sea lo que pidamos conforme a su voluntad, él nos oye.
Salmo 41:1-3 ***Feliz es cualquiera que obra con consideración para con el de condición humilde;
en el día de calamidad Jehová le proveerá escape.    2 Jehová mismo lo guardará y lo conservará vivo.
Será pronunciado feliz en la tierra;   e imposible es que lo entregues al alma de sus enemigos.
 3 Jehová mismo lo sustentará sobre un diván de enfermedad;  ciertamente cambiarás toda su cama durante su enfermedad.
Salmo 41:1-3 ***Feliz es cualquiera que obra con consideración para con el de condición humilde;
en el día de calamidad Jehová le proveerá escape.    2 Jehová mismo lo guardará y lo conservará vivo.
Será pronunciado feliz en la tierra;  e imposible es que lo entregues al alma de sus enemigos.
 3 Jehová mismo lo sustentará sobre un diván de enfermedad; ciertamente cambiarás toda su cama durante su enfermedad.
2 Corintios 4:7 ***Sin embargo, tenemos este tesoro en vasos de barro, para que el poder que es más allá de lo normal sea de Dios y no el que procede de nosotros.

12. ¿Por qué no contesta Dios algunas oraciones?  Y ¿Por qué no debemos concentrarnos únicamente en nuestras necesidades particulares cuando oramos?

13 ¿Qué podemos incluir en nuestras oraciones para que Jehová se complazca en oírlas? Jesucristo enseñó a sus discípulos a orar. En la oración modelo, recogida en Mateo 6:9-13, dio una muestra de asuntos adecuados sobre los cuales orar. ¿Qué debería recibir más importancia en nuestras oraciones? El nombre de Jehová Dios y su Reino deben tener la máxima prioridad. Es apropiado pedir que se nos satisfagan las necesidades materiales. También es importante pedir perdón por los pecados y que se nos libre de las tentaciones del inicuo, Satanás el Diablo. No obstante, Jesús no quería que recitáramos esta oración ni que la repitiéramos vez tras vez sin pensar en su significado. (Mateo 6:7.) Si un niño utilizara siempre las mismas palabras cuando hablara con su padre, ¿qué clase de relación tendría con él?

Mateo 6:7 ***Mas al orar, no digas las mismas cosas repetidas veces, así como la gente de las naciones, porque ellos se imaginan que por su uso de muchas palabras se harán oír.

13. Según se indica en Mateo 6:9-13, ¿cuáles son algunos asuntos adecuados que podemos incluir en nuestras oraciones?

14 Además de peticiones y súplicas sinceras, deberíamos ofrecer oraciones de alabanza y de acción de gracias. (Salmo 34:1; 92:1; 1 Tesalonicenses 5:18.) También podemos orar por otros. Las oraciones en favor de nuestros hermanos y hermanas espirituales que son objeto de persecución o sufren de otras maneras manifiestan nuestro interés en ellos, y Jehová se complace en oírnos expresarlo. (Lucas 22:32; Juan 17:20; 1 Tesalonicenses 5:25.) Por ello, el apóstol Pablo escribió: “No se inquieten por cosa alguna, sino que en todo, por oración y ruego junto con acción de gracias, dense a conocer sus peticiones a Dios; y la paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará sus corazones y sus facultades mentales mediante Cristo Jesús”. (Filipenses 4:6, 7.)

Salmo 34:1 ***Ciertamente bendeciré a Jehová en todo tiempo;    constantemente estará su alabanza en mi boca.
Salmo 92:1 ***Es bueno dar gracias a Jehová,   y celebrar con melodía tu nombre, oh Altísimo;
1 Tesalonicenses 5:18 ***Con relación a todo, den gracias. Porque esta es la voluntad de Dios en unión con Cristo Jesús en cuanto a ustedes.
Lucas 22:32 ***Mas yo he hecho ruego a favor de ti para que tu fe no desfallezca; y tú, una vez que hayas vuelto, fortalece a tus hermanos”
Juan 17:20 ***”Hago petición, no respecto a estos solamente, sino también respecto a los que pongan fe en mí mediante la palabra de ellos
1 Tesalonicenses 5:25 ***Hermanos, continúen orando por nosotros.
Filipenses 4:6-7 ***No se inquieten por cosa alguna, sino que en todo, por oración y ruego junto con acción de gracias, dense a conocer sus peticiones a Dios; 7 y la paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará sus corazones y sus facultades mentales mediante Cristo Jesús.

14. Aparte de peticiones, ¿qué otras oraciones deberíamos ofrecer?

PERSEVERE EN LA ORACIÓN
15 Aunque usted está adquiriendo conocimiento de Dios, quizás le parezca que sus oraciones a veces no reciben respuesta. Puede que Dios no considere que sea el momento debido para contestar cierta oración en concreto. (Eclesiastés 3:1-9.) Jehová puede permitir que una situación continúe por un tiempo, pero sí contesta las oraciones, y sabe cuándo es el mejor momento para hacerlo. (2 Corintios 12:7-9.)

Eclesiastés 3:1-9 *** Para todo hay un tiempo señalado, aun un tiempo para todo asunto bajo los cielos: 2 tiempo de nacer y tiempo de morir; tiempo de plantar y tiempo de desarraigar lo que se haya plantado; 3 tiempo de matar y tiempo de sanar; tiempo de derribar y tiempo de edificar; 4 tiempo de llorar y tiempo de reír; tiempo de plañir y tiempo de dar saltos; 5 tiempo de desechar piedras y tiempo de reunir piedras; tiempo de abrazar y tiempo de mantenerse alejado de los abrazos; 6 tiempo de buscar y tiempo de dar por perdido; tiempo de guardar y tiempo de desechar; 7 tiempo de rasgar y tiempo de unir cosiendo; tiempo de callar y tiempo de hablar; 8 tiempo de amar y tiempo de odiar; tiempo para guerra y tiempo para paz. 9 ¿Qué ventaja hay para el hacedor en aquello en que está trabajando duro?
2 Corintios 12:7-9 ***simplemente debido al exceso de las revelaciones.   Por esto, para que no me sintiera desmedidamente ensalzado, me fue dada una espina en la carne, un ángel de Satanás, que siguiera abofeteándome, para que no me ensalzara desmedidamente. 8 Tocante a esto, tres veces supliqué al Señor que esta se apartara de mí; 9 y, con todo, él realmente me dijo: “Mi bondad inmerecida es suficiente para ti; porque [mi] poder está perfeccionándose en la debilidad”. Por eso muy gustosamente prefiero jactarme respecto de mis debilidades, para que el poder del Cristo permanezca como tienda sobre mí.

15. ¿Qué debemos recordar si nos parece que nuestras oraciones no reciben respuesta?

16 La persistencia en la oración revela nuestro interés sincero en lo que le decimos a Dios. (Lucas 18:1-8.) Por ejemplo, quizás le pidamos a Jehová que nos ayude a vencer cierta debilidad. Si perseveramos en la oración y obramos en armonía con nuestras peticiones, le demostramos que somos sinceros. Debemos ser específicos y honrados siempre que pedimos algo. Y es muy importante orar con fervor cuando experimentamos alguna tentación. (Mateo 6:13.) Si continuamos orando a la vez que tratamos de controlar nuestros impulsos pecaminosos, percibiremos la ayuda de Jehová. Nuestra fe aumentará y nuestra relación con él se estrechará más. (1 Corintios 10:13; Filipenses 4:13.)

Lucas 18:1-8 *** Entonces pasó a decirles una ilustración respecto a lo necesario que les era orar siempre y no desistir, 2 diciendo: “En cierta ciudad había cierto juez que no le tenía temor a Dios ni tenía respeto a hombre. 3 Pues bien, había en aquella ciudad una viuda, y ella seguía yendo a él, y decía: ‘Ve que se me rinda justicia de mi adversario en juicio’. 4 Pues, por algún tiempo él no quiso, pero después dijo dentro de sí: ‘Aunque no temo a Dios ni respeto a hombre, 5 de todos modos, porque esta viuda me causa molestia de continuo, veré que se le rinda justicia, para que no siga viniendo y aporreándome hasta acabar conmigo’”. 6 Entonces dijo el Señor: “¡Oigan lo que dijo el juez, aunque era injusto! 7 De seguro, entonces, ¿no hará Dios que se haga justicia a sus escogidos que claman a él día y noche, aun cuando es sufrido para con ellos? 8 Les digo: Él hará que se les haga justicia rápidamente. Sin embargo, cuando llegue el Hijo del hombre, ¿verdaderamente hallará la fe sobre la tierra?”.
Mateo 6:13 ***Y no nos metas en tentación, sino líbranos del inicuo’.
1 Corintios 10:13 ***Ninguna tentación los ha tomado a ustedes salvo lo que es común a los hombres. Pero Dios es fiel, y no dejará que sean tentados más allá de lo que pueden soportar, sino que junto con la tentación también dispondrá la salida para que puedan aguantarla.
Filipenses 4:13 ***Para todas las cosas tengo la fuerza en virtud de aquel que me imparte poder.

16. ¿Por qué debemos persistir en la oración, y cómo puede esto influir en nuestra relación con Dios?

17 Al tener siempre presente la oración en nuestro servicio sagrado a Jehová Dios, nos daremos cuenta de que no le servimos gracias a nuestras propias fuerzas. Es él quien nos da la fortaleza. (1 Corintios 4:7.) Reconocer este hecho nos ayudará a ser humildes y enriquecerá nuestra relación con Dios. (1 Pedro 5:5, 6.) Sí, tenemos buenas razones para perseverar en la oración. Nuestras oraciones sinceras y el preciado conocimiento de cómo acercarnos a nuestro amoroso Padre celestial hará que nuestra vida sea verdaderamente feliz.

1 Corintios 4:7 ***Pues, ¿quién hace que tú difieras de otro? En realidad, ¿qué tienes tú que no hayas recibido? Entonces, si verdaderamente [lo] recibiste, ¿por qué te jactas como si no [lo] hubieras recibido?
1 Pedro 5:5-6 ***De igual manera, ustedes, hombres de menos edad, estén en sujeción a los hombres de más edad. Pero todos ustedes cíñanse con humildad mental los unos para con los otros, porque Dios se opone a los altivos, pero da bondad inmerecida a los humildes.   6 Humíllense, por lo tanto, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los ensalce al tiempo debido

17. ¿Cómo nos beneficiará tener siempre presente la oración al servir a Dios?

LA COMUNICACIÓN CON JEHOVÁ NO ES UNILATERAL
18 Si queremos que Dios oiga nuestras oraciones, debemos escuchar lo que él dice. (Zacarías 7:13.) Dios ya no envía sus mensajes mediante profetas inspirados por él, ni mucho menos utiliza medios espiritistas. (Deuteronomio 18:10-12.) No obstante, podemos escuchar a Dios estudiando su Palabra, la Biblia. (Romanos 15:4; 2 Timoteo 3:16, 17.) Tal como quizás necesitamos adquirir el gusto por ciertos alimentos físicos que son buenos para nosotros, se nos anima a que cultivemos “el anhelo por la leche no adulterada que pertenece a la palabra”. Tome el gusto al alimento espiritual leyendo la Palabra de Dios todos los días. (1 Pedro 2:2, 3; Hechos 17:11.)

Zacarías 7:13 ***“‘Y así ocurrió que, tal como él llamó y ellos no escucharon, así ellos llamaban y yo no escuchaba —ha dicho Jehová de los ejércitos—
Deuteronomio 18:10-12 *** No debería hallarse en ti nadie que haga pasar por el fuego a su hijo o a su hija, nadie que emplee adivinación, practicante de magia ni nadie que busque agüeros ni hechicero, 11 ni uno que ate a otros con maleficio ni nadie que consulte a un médium espiritista o a un pronosticador profesional de sucesos ni nadie que pregunte a los muertos. 12 Porque todo el que hace estas cosas es algo detestable a Jehová, y a causa de estas cosas detestables Jehová tu Dios va a expulsarlas de delante de ti.
Romanos 15:4 ***Porque todas las cosas que fueron escritas en tiempo pasado fueron escritas para nuestra instrucción, para que mediante nuestro aguante y mediante el consuelo de las Escrituras tengamos esperanza.
2 Timoteo 3:16-17 ***Toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa para enseñar, para censurar, para rectificar las cosas, para disciplinar en justicia, 17 para que el hombre de Dios sea enteramente competente [y esté] completamente equipado para toda buena obra.
1 Pedro 2:2-3 ***[y,] como criaturas recién nacidas, desarrollen el anhelo por la leche no adulterada que pertenece a la palabra, para que mediante ella crezcan a la salvación, 3 con tal que hayan gustado que el Señor es bondadoso.
Hechos 17:11 ***Ahora bien, estos eran de disposición más noble que los de Tesalónica, porque recibieron la palabra con suma prontitud de ánimo, y examinaban con cuidado las Escrituras diariamente en cuanto a si estas cosas eran así.

18. ¿Cómo podemos escuchar a Dios?

19 Medite sobre lo que lee en la Biblia. (Salmo 1:1-3; 77:11, 12.) Esto significa reflexionar en ello. Podría asemejarse a digerir el alimento. Usted puede digerir el alimento espiritual relacionando lo que está leyendo con lo que ya sabe. Analice cómo influye la información en su vida, o reflexione en lo que revela acerca de las cualidades y las obras de Jehová. De modo que, mediante el estudio personal, usted puede aprovecharse del alimento espiritual que Jehová suministra. Esto le acercará a él y le ayudará a enfrentarse a los problemas cotidianos.

Salmo 1:1-3 *** Feliz es el hombre que no ha andado en el consejo de los inicuos,   y en el camino de los pecadores no se ha parado,   y en el asiento de los burladores no se ha sentado.   2 Antes bien, su deleite está en la ley de Jehová,   y día y noche lee en su ley en voz baja.    3 Y ciertamente llegará a ser como un árbol plantado al lado de corrientes de agua,   que da su propio fruto en su estación   y cuyo follaje no se marchita,  y todo lo que haga tendrá éxito.
Salmo 77:11-12 ***Me acordaré de las prácticas de Jah;  pues ciertamente me acordaré de tu maravilloso obrar de mucho tiempo atrás.   12 Y ciertamente meditaré en toda tu actividad, y en tus tratos sí me interesaré intensamente.

19. ¿Qué beneficio obtendrá usted de meditar sobre lo que lee en la Biblia?

20 Otra manera de acercarse a Dios es escuchando la enseñanza de su Palabra que se imparte en las reuniones cristianas, tal como los israelitas escuchaban con atención cuando se reunían para oír la lectura pública de la Ley de Dios. Los instructores de aquel tiempo ponían significado a su lectura de la Ley, ayudando así al auditorio a entender lo que oía y a desear ponerlo en práctica. Esto producía gran regocijo. (Nehemías 8:8, 12.) De modo que adquiera la costumbre de asistir a las reuniones de los testigos de Jehová. (Hebreos 10:24, 25.) Esto le ayudará a entender y luego aplicar el conocimiento de Dios en su vida y le traerá felicidad. Siendo parte de la hermandad cristiana mundial, le resultará más fácil permanecer cerca de Jehová. Y, como veremos, dentro del pueblo de Dios podrá hallar seguridad verdadera.

Nehemías 8:8 ***Y continuaron leyendo en voz alta del libro, de la ley del Dios [verdadero], la cual se exponía, y había el poner[le] significado; y continuaron dando entendimiento en la lectura.
Hebreos 10:24-25 ***Y considerémonos unos a otros para incitarnos al amor y a las obras excelentes, 25 sin abandonar el reunirnos, como algunos tienen por costumbre, sino animándonos unos a otros, y tanto más al contemplar ustedes que el día se acerca.

20. ¿Cómo nos ayuda a acercarnos a Dios la asistencia a las reuniones cristianas?

COMPRUEBE SU CONOCIMIENTO
¿Por qué hay que acercarse a Dios?
¿Cuáles son algunos de los requisitos para acercarse a Dios?
¿Qué puede incluir usted en sus oraciones?                                                          Inicio de la Pagina 
¿Por qué debe perseverar en la oración?                                                    E-mail

Cómo puede escuchar a Jehová hoy día?                                                             Al Indice principal 
 

.                      -------------------------------------------- fin de la pagina------------------------------------------

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.