Make your own free website on Tripod.com
Capítulo 7
Lo que Dios ha hecho para salvar a la humanidad

1 EN UNA tarde de primavera de hace casi dos mil años, un centurión romano contemplaba la lenta y agónica muerte de tres hombres. Se fijó particularmente en uno de ellos, Jesucristo, que había sido clavado a un madero. Al mediodía, cuando se acercaba el momento de su muerte, el cielo se oscureció. Cuando murió, se produjo un violento temblor de tierra, y el soldado exclamó: “Ciertamente este hombre era Hijo de Dios”. (Marcos 15:39.)
2 ¡Hijo de Dios! Aquel soldado tenía razón. Acababa de presenciar el suceso más importante que jamás había ocurrido en la Tierra. En ocasiones anteriores, Dios mismo había llamado a Jesús su Hijo amado. (Mateo 3:17; 17:5.) ¿Por qué había permitido Jehová que su Hijo muriera? Para salvar a la humanidad del pecado y la muerte.

Marcos 15:39 ***Ahora bien, cuando el oficial del ejército que estaba de pie allí donde lo tenía a la vista vio que había expirado en estas circunstancias, dijo: “Ciertamente este hombre era Hijo de Dios”.
Mateo 3:17 ***¡Mire! También hubo una voz desde los cielos que decía: “Este es mi Hijo, el amado, a quien he aprobado”.
Mateo 17:5 ***Mientras él todavía hablaba, ¡mire!, una nube brillante los cubrió con su sombra, y, ¡mire!, una voz procedente de la nube, que decía: “Este es mi Hijo, el amado, a quien he aprobado; escúchenle”.

1, 2. ¿Cómo se dio cuenta un centurión romano de quién era el Hijo de Dios?  Y  ¿Por qué permitió Jehová que muriera Jesús?

ESCOGIDO PARA UN PROPÓSITO ESPECIAL
3 En páginas anteriores de este libro vimos que Jesús tuvo una existencia prehumana. Se le llama el “Hijo unigénito” de Dios porque Jehová lo creó directamente, sin ningún intermediario. Después lo usó para crear todas las demás cosas. (Juan 3:18; Colosenses 1:16.) Jesús estaba especialmente encariñado con la humanidad. (Proverbios 8:30, 31.) ¡Con razón escogió Jehová a su Hijo unigénito para una misión especial cuando la humanidad se vio condenada a muerte!

Juan 3:18 ***El que ejerce fe en él no ha de ser juzgado. El que no ejerce fe ya ha sido juzgado, porque no ha ejercido fe en el nombre del Hijo unigénito de Dios.
Colosenses 1:16 ***porque por medio de él todas las [otras] cosas fueron creadas en los cielos y sobre la tierra, las cosas visibles y las cosas invisibles, no importa que sean tronos, o señoríos, o gobiernos, o autoridades. Todas las [otras] cosas han sido creadas mediante él y para él.
Proverbios 8:30-31 ***entonces llegué a estar a su lado como un obrero maestro, y llegué a ser aquella con quien él estuvo especialmente encariñado día a día, y estuve alegre delante de él todo el tiempo, 31 pues estuve alegre por el terreno productivo de su tierra, y las cosas que fueron el objeto de mi cariño estuvieron con los hijos de los hombres.

 3. ¿Por qué fue adecuado que se escogiera al Hijo unigénito de Dios para una misión especial relacionada con la humanidad?

4 Al pronunciar sentencia contra Adán, Eva y Satanás en el jardín de Edén, Dios aludió al futuro Redentor con el término “descendencia”. Dicha Descendencia repararía los terribles males provocados por Satanás el Diablo, “la serpiente original”. Es más, la Descendencia prometida aplastaría a Satanás y a todos sus seguidores. (Génesis 3:15; 1 Juan 3:8; Revelación 12:9.)
5 En el transcurso de los siglos, Dios fue revelando información acerca de la Descendencia, llamada también el Mesías. Como se indica en la tabla de la página 37, un gran número de profecías especificaron muchos aspectos de su vida en la Tierra. Por ejemplo, para cumplir su misión en el propósito de Dios, tendría que sufrir terribles maltratos. (Isaías 53:3-5.)

Génesis 3:15 ***Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y la descendencia de ella. Él te magullará en la cabeza y tú le magullarás en el talón”.
1 Juan 3:8 ***El que se ocupa en el pecado se origina del Diablo, porque el Diablo ha estado pecando desde [el] principio. Con este propósito el Hijo de Dios fue manifestado, a saber, para desbaratar las obras del Diablo.
Revelación 12:9 ***De modo que hacia abajo fue arrojado el gran dragón, la serpiente original, el que es llamado Diablo y Satanás, que está extraviando a toda la tierra habitada; fue arrojado abajo a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados abajo con él.
Isaías 53:3-5 ***Fue despreciado y fue evitado por los hombres, un hombre que era para dolores y para estar familiarizado con la enfermedad. Y hubo como si fuera el ocultar uno su rostro de nosotros. Fue despreciado, y lo consideramos como de ninguna importancia. 4 Verdaderamente nuestras enfermedades fueron las que él mismo llevó; y en cuanto a nuestros dolores, él los cargó. Pero nosotros mismos lo consideramos como plagado, golpeado por Dios y afligido. 5 Pero a él se le estuvo traspasando por nuestra transgresión; se le estuvo aplastando por nuestros errores. El castigo que era para nuestra paz estuvo sobre él, y a causa de sus heridas ha habido una curación para nosotros.

4, 5. Antes de que Jesús viniera a la Tierra, ¿qué había revelado la Biblia respecto a la Descendencia mesiánica?

POR QUÉ HABÍA DE MORIR EL MESÍAS
6 De acuerdo con la profecía recogida en Daniel 9:24-26, el Mesías, el Ungido de Dios, llevaría a cabo un grandioso propósito. Vendría a la Tierra “para poner fin a la transgresión, y para acabar con el pecado, y para hacer expiación por el error, y para introducir la justicia” para siempre. El Mesías eliminaría la condenación a muerte de la humanidad fiel. ¿Cómo? La profecía de Daniel explica que sería “cortado”, que se le daría muerte.

Daniel 9:24-26 ***”Hay setenta semanas que han sido determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para poner fin a la transgresión, y para acabar con el pecado, y para hacer expiación por el error, y para introducir la justicia para tiempos indefinidos, y para imprimir un sello sobre visión y profeta, y para ungir el Santo de los Santos. 25 Y debes saber y tener la perspicacia [de que] desde la salida de [la] palabra de restaurar y reedificar a Jerusalén hasta Mesías [el] Caudillo, habrá siete semanas, también sesenta y dos semanas. Ella volverá y será realmente reedificada, con plaza pública y foso, pero en los aprietos de los tiempos.   26 ”Y después de las sesenta y dos semanas Mesías será cortado, con nada para sí.  ”Y a la ciudad y al lugar santo el pueblo de un caudillo que viene los arruinará. Y el fin del tal será por la inundación. Y hasta [el] fin habrá guerra; lo que está decidido es desolaciones.

 6. De acuerdo con Daniel 9:24-26, ¿qué lograría el Mesías, y cómo?

7 A los israelitas de la antigüedad no les resultaba extraña la idea de que se hiciera expiación por el error. La Ley que Dios les dio mediante Moisés estipulaba que ofrecieran regularmente sacrificios de animales como parte de su adoración. Dichos sacrificios recordaban a la nación de Israel que el hombre necesitaba algo que expiara, o cubriera, sus pecados. El apóstol Pablo resumió este principio de la siguiente manera: “A menos que se derrame sangre no se efectúa ningún perdón”. (Hebreos 9:22.) Los cristianos no se rigen por la Ley mosaica ni tienen que acatar sus diversos requisitos, como el de ofrecer sacrificios. (Romanos 10:4; Colosenses 2:16, 17.) Además, saben que los sacrificios de animales no pueden resultar en un perdón completo y permanente de los pecados. Aquellas ofrendas simplemente prefiguraron un sacrificio mucho más valioso: el del Mesías o Cristo. (Hebreos 10:4, 10; compárese con Gálatas 3:24.) Pero puede que usted se pregunte: ‘¿Era realmente necesario que el Mesías muriera?’.

Hebreos 9:22 ***Sí, casi todas las cosas son limpiadas con sangre según la Ley, y a menos que se derrame sangre no se efectúa ningún perdón.
Romanos 10:4 ***Porque Cristo es el fin de la Ley, para que todo el que ejerza fe tenga justicia.
Colosenses 2:16-17 ***Por lo tanto, que nadie los juzgue en el comer y beber, o respecto de una fiesta, o de una observancia de la luna nueva, o de un sábado; 17 porque esas cosas son una sombra de las cosas por venir, pero la realidad pertenece al Cristo.
Hebreos 10:4 ***porque no es posible que la sangre de toros y de machos cabríos quite los pecados.
Hebreos 10:10 ***Por dicha “voluntad” hemos sido santificados mediante el ofrecimiento del cuerpo de Jesucristo una vez para siempre.
Gálatas 3:24 ***Por consiguiente, la Ley ha llegado a ser nuestro tutor que nos conduce a Cristo, para que se nos declarara justos debido a fe.

 7. ¿Por qué ofrecían los judíos sacrificios de animales, y qué prefiguraron estos?

8 Sí; para que la humanidad se salvara, el Mesías tenía que morir. A fin de entender la razón, remontémonos a lo que sucedió en el jardín de Edén y tratemos de entender la enorme envergadura de lo que perdieron Adán y Eva cuando se rebelaron contra Dios. Tenían ante sí la posibilidad de vivir para siempre. Como hijos de Dios, gozaban también de una relación directa con él, sin intercesores. Pero cuando rechazaron la gobernación de Jehová, lo perdieron todo y transmitieron a la raza humana el pecado y la muerte. (Romanos 5:12.)
9 Fue como si nuestros primeros padres hubieran derrochado una inmensa fortuna y hubieran contraído una cuantiosa deuda. Adán y Eva legaron la deuda a su prole. Por ello, ninguno de nosotros nacimos perfectos y sin pecado, sino pecadores y condenados a la muerte. Cada vez que enfermamos o decimos algo hiriente que luego quisiéramos no haber dicho, palpamos los efectos de la deuda que hemos heredado: la imperfección humana. (Romanos 7:21-25.) Nuestra única esperanza radica en recuperar lo que Adán perdió. Lo que sucede es que el ser humano imperfecto no puede obtener vida humana perfecta por sus propios méritos. Como todos pecamos, todos merecemos la muerte, no la vida. (Romanos 6:23.)

Romanos 5:12 ***Por eso, así como por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y la muerte mediante el pecado, y así la muerte se extendió a todos los hombres porque todos habían pecado
Romanos 7:21-25 ***Hallo, pues, esta ley en el caso mío: que cuando deseo hacer lo que es correcto, lo que es malo está presente conmigo. 22 Verdaderamente me deleito en la ley de Dios conforme al hombre que soy por dentro, 23 pero contemplo en mis miembros otra ley que guerrea contra la ley de mi mente y que me conduce cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. 24 ¡Hombre desdichado que soy! ¿Quién me librará del cuerpo que está padeciendo esta muerte? 25 ¡Gracias a Dios mediante Jesucristo nuestro Señor! Así pues, con [mi] mente yo mismo soy esclavo a la ley de Dios, pero con [mi] carne a la ley del pecado.
Romanos 6:23 ***Porque el salario que el pecado paga es muerte, pero el don que Dios da es vida eterna por Cristo Jesús nuestro Señor.

 8, 9. ¿Qué cosas de gran valor perdieron Adán y Eva, y qué efecto tuvo en sus descendientes lo que ellos hicieron?

10 Ahora bien, ¿podía ofrecerse algo a cambio de la vida que Adán perdió? La justicia de Dios exige nivelación, “alma por alma”. (Éxodo 21:23.) De modo que para pagar por la vida que se había perdido, debía ofrecerse una vida. Pero no bastaba con una vida cualquiera. Salmo 49:7, 8 dice lo siguiente respecto al ser humano imperfecto: “Ni uno de ellos puede de manera alguna redimir siquiera a un hermano, ni dar a Dios un rescate por él (y el precio de redención del alma de ellos es tan precioso que ha cesado hasta tiempo indefinido)”. ¿Nos encontramos entonces en una situación sin esperanza? En absoluto.

Éxodo 21:23 ***Pero si ocurre un accidente mortal, entonces tienes que dar alma por alma

10. ¿Qué se necesitaba para redimir lo que Adán perdió?

11 El término hebreo que se traduce “rescate” se refiere a la cantidad pagada para redimir a un cautivo, y también tiene el sentido de equivalencia. Solo un hombre que poseyera vida humana perfecta podría ofrecer el equivalente de lo que Adán había perdido. Después de Adán, el único hombre perfecto que nació en la Tierra fue Jesucristo. De ahí que la Biblia lo llame “el último Adán”, y afirme que “se dio a sí mismo como rescate correspondiente por todos”. (1 Corintios 15:45; 1 Timoteo 2:5, 6.) Adán transmitió la muerte a sus hijos, pero el legado de Jesús es vida eterna. Primera a los Corintios 15:22 explica: “Así como en Adán todos están muriendo, así también en el Cristo todos serán vivificados”. Por eso es apropiado, que a Jesús se le llame “Padre Eterno”. (Isaías 9:6, 7.)

1 Corintios 15:45 ***Así también está escrito: “El primer hombre, Adán, llegó a ser alma viviente”. El último Adán llegó a ser un espíritu dador de vida.
1 Timoteo 2:5-6 ***Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, un hombre, Cristo Jesús, 6 que se dio a sí mismo como rescate correspondiente por todos... de [esto] ha de darse testimonio a sus propios tiempos particulares.
Isaías 9:6-7 ***Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado; y el regir principesco vendrá a estar sobre su hombro. Y por nombre se le llamará Maravilloso Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz. 7 De la abundancia del regir principesco y de la paz no habrá fin, sobre el trono de David y sobre su reino a fin de establecerlo firmemente y sustentarlo por medio del derecho y por medio de la justicia, desde ahora en adelante y hasta tiempo indefinido. El mismísimo celo de Jehová de los ejércitos hará esto.

11. ¿Qué significa el término hebreo que se traduce “rescate”?  Y ¿Quién es el único que podía redimir a la humanidad, y por qué?

CÓMO SE PAGÓ EL RESCATE
12 En el otoño del año 29 E.C., Jesús acudió a su pariente Juan para que lo bautizara en señal de que se presentaba para hacer la voluntad de Dios. Una vez bautizado, Jehová lo ungió con espíritu santo. Así Jesús se convirtió en el Mesías o Cristo, el ungido de Dios. (Mateo 3:16, 17.) En ese momento emprendió su ministerio, que duraría tres años y medio. Viajó por toda su tierra natal predicando acerca del Reino de Dios y reuniendo a los que serían sus fieles seguidores. Pero, tal como se había predicho, pronto se enfrentó a oposición. (Salmo 118:22; Hechos 4:8-11.)

Mateo 3:16-17 ***Después que Jesús fue bautizado, inmediatamente salió del agua; y, ¡mire!, los cielos se abrieron, y él vio descender como paloma el espíritu de Dios que venía sobre él. 17 ¡Mire! También hubo una voz desde los cielos que decía: “Este es mi Hijo, el amado, a quien he aprobado”.
Salmo 118:22 ***La piedra que los edificadores rechazaron ha llegado a ser cabeza del ángulo.
Hechos 4:8-11 ***Entonces Pedro, lleno de espíritu santo, les dijo:
“Gobernantes del pueblo y ancianos, 9 si a nosotros se nos examina este día, sobre la base de una acción buena hecha a un hombre enfermizo, en cuanto a por quién ha recibido la salud este, 10 séales conocido a todos ustedes y a todo el pueblo de Israel, que en el nombre de Jesucristo el Nazareno, a quien ustedes fijaron en un madero, pero a quien Dios levantó de entre los muertos, por este se halla este hombre de pie aquí sano delante de ustedes. 11 Esta es ‘la piedra que fue tratada por ustedes los edificadores como de ningún valor, que ha llegado a ser cabeza del ángulo’.

12. ¿Cuándo se convirtió Jesús en el Mesías, y qué emprendió a partir de entonces?

13 Jesús denunció con valor la hipocresía de los líderes religiosos, y ellos procuraron darle muerte. Con el tiempo tramaron una sucia conspiración que hizo a Jesús objeto de traición, detención indebida, juicio ilegal y falsos cargos de sedición. Lo golpearon, le escupieron, se mofaron de él y lo flagelaron con un látigo especial que desgarraba la carne. Después, el gobernador romano Poncio Pilato lo sentenció a muerte en un madero de tormento. Lo clavaron a un poste de madera y lo dejaron suspendido en posición vertical. Cada vez que respiraba sentía un dolor insoportable, y tardó horas en morir. Durante todo aquel suplicio Jesús mantuvo integridad perfecta a Dios.

13. ¿Qué sucesos culminaron en la muerte de Jesús como persona íntegra?

14 Así pues, el 14 de Nisán del año 33 E.C. Jesús dio su vida “como rescate correspondiente por todos”. (Marcos 10:45; 1 Timoteo 2:5, 6.) Desde el cielo, Jehová vio a su querido Hijo sufrir y morir. ¿Por qué permitió que sucediera algo tan espantoso? Por su amor a la humanidad. Jesús dijo: “Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna”. (Juan 3:16.) La muerte de Jesús también nos enseña que Jehová es un Dios de justicia perfecta. (Deuteronomio 32:4.) Quizás alguien se pregunte por qué no se abstuvo de aplicar su principio de justicia que requiere alma por alma y dispensó el precio que debía pagarse por el pecado de Adán. La razón es que Jehová siempre obra de acuerdo con sus leyes y las defiende, aunque eso le suponga un gran sacrificio.

Marcos 10:45 ***Porque aun el Hijo del hombre no vino para que se le ministrara, sino para ministrar y para dar su alma en rescate en cambio por muchos”.
1 Timoteo 2:5-6 ***Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, un hombre, Cristo Jesús, 6 que se dio a sí mismo como rescate correspondiente por todos... de [esto] ha de darse testimonio a sus propios tiempos particulares.
Juan 3:16 ***”Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna.
Deuteronomio 32:4 ***La Roca, perfecta es su actividad,   porque todos sus caminos son justicia.
Dios de fidelidad, con quien no hay injusticia;   justo y recto es él.

14. ¿Por qué permitió Dios que su Hijo sufriera y muriera?

15 La justicia de Jehová también exigía que la muerte de Jesús tuviera un desenlace feliz. Pues, ¿acaso sería justo dejar que Jesús, un hombre fiel, permaneciese muerto para siempre? ¡Por supuesto que no! En las Escrituras Hebreas se había profetizado que Dios no dejaría en la sepultura al que le había sido leal. (Salmo 16:10; Hechos 13:35.) Él durmió en la muerte parte de tres días, y después Jehová Dios lo resucitó como un poderoso ser espiritual. (1 Pedro 3:18.)

Salmo 16:10 ***Porque no dejarás mi alma en el Seol.   No permitirás que el que te es leal vea el hoyo.
Hechos 13:35 ***Por eso también dice en otro salmo: ‘No permitirás que el que te es leal vea corrupción’.
1 Pedro 3:18 ***Pues, hasta Cristo murió una vez para siempre respecto a pecados, un justo por injustos, para conducirlos a ustedes a Dios, habiendo sido muerto en la carne, pero hecho vivo en el espíritu.

15. Como habría sido injusto permitir que Jesús dejara de existir para siempre, ¿qué hizo Jehová?

16 Cuando murió, Jesús entregó para siempre su vida humana. Al ser resucitado para vivir en el cielo, llegó a ser un espíritu dador de vida. Además, cuando ascendió al lugar más santo del universo, se reunió con su amado Padre y le presentó formalmente el valor de su vida humana perfecta. (Hebreos 9:23-28.) A partir de ese momento el valor de aquella vida preciosa ya podía utilizarse en favor de la humanidad obediente. ¿Qué significa eso para usted?

Hebreos 9:23-28 ***Por lo tanto, fue necesario que las representaciones típicas de las cosas en los cielos fueran limpiadas por estos medios, pero las mismas cosas celestiales con sacrificios que son mejores que dichos sacrificios. 24 Porque Cristo entró, no en un lugar santo hecho de manos, el cual es copia de la realidad, sino en el cielo mismo, para comparecer ahora delante de la persona de Dios a favor de nosotros. 25 Tampoco es con el fin de que se ofreciera a sí mismo muchas veces, como realmente entra el sumo sacerdote en el lugar santo de año en año con sangre ajena. 26 De otro modo, tendría que sufrir muchas veces desde la fundación del mundo. Mas ahora se ha manifestado una vez para siempre, en la conclusión de los sistemas de cosas, para quitar de en medio el pecado mediante el sacrificio de sí mismo. 27 Y así como está reservado a los hombres morir una vez para siempre, pero después de esto un juicio, 28 así también el Cristo fue ofrecido una vez para siempre para cargar con los pecados de muchos; y la segunda vez que aparece será aparte del pecado y a los que lo están esperando con intenso anhelo para [la] salvación [de ellos].

16. ¿Qué hizo Jesús al regresar al cielo?

EL RESCATE DE CRISTO Y USTED
17 Veamos de qué tres maneras le beneficia ya el sacrificio de rescate de Cristo. En primer lugar, proporciona el perdón de los pecados. Cuando ponemos fe en la sangre derramada de Jesús, tenemos “la liberación por rescate”, sí, “el perdón de nuestras ofensas”. (Efesios 1:7.) De modo que aun si hemos cometido un pecado grave, podemos pedir perdón a Dios en el nombre de Jesús. Si estamos arrepentidos sinceramente, Jehová nos aplicará el valor del sacrificio de rescate de su Hijo. En lugar de exigir la pena de muerte que merecemos por nuestro pecado, Dios nos perdonará y nos concederá la bendición de tener una buena conciencia. (Hechos 3:19; 1 Pedro 3:21.)

Efesios 1:7 *** Por medio de él tenemos la liberación por rescate mediante la sangre de ese, sí, el perdón de [nuestras] ofensas, según las riquezas de su bondad inmerecida.
Hechos 3:19 ***”Arrepiéntanse, por lo tanto, y vuélvanse para que sean borrados sus pecados, para que vengan tiempos de refrigerio de parte de la persona de Jehová
1 Pedro 3:21 ***Lo que corresponde a esto ahora también los está salvando a ustedes, a saber, el bautismo (no el desechar la suciedad de la carne, sino la solicitud hecha a Dios para una buena conciencia), mediante la resurrección de Jesucristo.

17. ¿Qué podemos hacer para beneficiarnos del perdón basado en el sacrificio de rescate de Cristo?

18 En segundo lugar, el sacrificio de rescate de Cristo es el fundamento de nuestra esperanza respecto al futuro. El apóstol Juan contempló en una visión a “una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar”, que sobrevivía al fin catastrófico de este sistema de cosas. ¿Cómo es que sobrevivirán esas personas si Dios va a destruir a tantas otras? Un ángel le dijo a Juan que la gran muchedumbre había “lavado sus ropas largas y las [había] emblanquecido en la sangre del Cordero”, Jesucristo. (Revelación 7:9, 14.) Si ejercemos fe en la sangre derramada de Jesucristo y vivimos en conformidad con los requisitos divinos, estaremos limpios a los ojos de Dios y tendremos la esperanza de la vida eterna.

Revelación 7:9 ***Después de estas cosas vi, y, ¡miren!, una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos de largas ropas blancas; y había ramas de palmera en sus manos.
Revelación 7:14 ***De modo que le dije inmediatamente: “Señor mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen de la gran tribulación, y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.

18. ¿De qué manera nos proporciona esperanza el sacrificio de Jesús?

19 En tercer lugar, el sacrificio de rescate es la máxima prueba del amor de Jehová. En la muerte de Cristo se plasmaron los dos actos de amor más grandes de la historia del universo: 1) el amor de Dios al enviar a su Hijo para que muriera a favor nuestro y 2) el amor de Jesús al ofrecerse de buena gana como rescate. (Juan 15:13; Romanos 5:8.) Si verdaderamente ejercemos fe, todos sin excepción podremos ser objeto de dicho amor. El apóstol Pablo dijo: “El Hijo de Dios [...] me amó y se entregó por mí”. (Gálatas 2:20; Hebreos 2:9; 1 Juan 4:9, 10.)

Juan 15:13 ***Nadie tiene mayor amor que este: que alguien entregue su alma a favor de sus amigos.
Romanos 5:8 ***Pero Dios recomienda su propio amor a nosotros en que, mientras todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.
Gálatas 2:20 *** Estoy fijado en un madero junto con Cristo. Ya no soy yo el que vivo; antes bien, es Cristo el que vive en unión conmigo. En verdad, la vida que ahora vivo en carne la vivo por la fe que es para con el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí.
Hebreos 2:9 ***pero contemplamos a Jesús, que había sido hecho un poco inferior a los ángeles, coronado de gloria y honra por haber sufrido la muerte, para que por la bondad inmerecida de Dios gustase la muerte por todo [hombre].
1 Juan 4:9-10 ***Por esto el amor de Dios fue manifestado en nuestro caso, porque Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que nosotros consiguiéramos la vida mediante él. 10 El amor consiste en esto, no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como sacrificio propiciatorio por nuestros pecados.

19. ¿Cómo prueba el sacrificio de Cristo que tanto él como su Padre nos aman?

20 Por consiguiente, agradezcamos el amor de Dios y de Cristo ejerciendo fe en el sacrificio de rescate de Jesús. Esta fe lleva a vida eterna. (Juan 3:36.) Ahora bien, la razón más importante por la que Jesús vivió y murió en la Tierra no fue salvar a la humanidad. No; su principal objetivo tenía que ver con una cuestión de mayor envergadura, de trascendencia universal. Como aprenderemos en el siguiente capítulo, dicha cuestión nos incumbe a todos porque revela la razón por la que Dios ha permitido por tanto tiempo la iniquidad y el sufrimiento en este mundo.

Juan 3:36 ***El que ejerce fe en el Hijo tiene vida eterna; el que desobedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él.

20. ¿Por qué debemos ejercer fe en el sacrificio de rescate de Jesús?

COMPRUEBE SU CONOCIMIENTO
¿Por qué tuvo que morir Jesús para salvar a la humanidad?                                          Inicio de la Pagina
¿Cómo se pagó el rescate?                                                                                                E-mail
¿De qué maneras se beneficia usted del rescate?                                                          Al Indice principal

.

.                      -------------------------------------------- fin de la pagina------------------------------------------

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.