Make your own free website on Tripod.com
Capítulo 10
El Reino de Dios gobierna

1 QUIZÁS le haya ocurrido alguna vez que después de comprar un aparato eléctrico, ha descubierto que no funciona. Digamos que llamó a un técnico para que lo reparara, pero volvió a fallar al poco tiempo de haberlo “arreglado”. ¡Qué desilusión!
2 Algo parecido sucede con los gobiernos humanos. El hombre siempre ha deseado un gobierno que garantice la paz y la felicidad. Sin embargo, los arduos esfuerzos por arreglar los defectos de la sociedad no han producido los resultados deseados. Se han firmado un sinnúmero de tratados de paz que luego se han quebrantado. Además, ¿qué gobierno ha podido erradicar la pobreza, el prejuicio, el crimen, la enfermedad y los estragos ecológicos? La gobernación humana no tiene arreglo. Hasta el sabio rey Salomón de Israel preguntó: “En cuanto al hombre terrestre, ¿cómo puede él discernir su camino?”. (Proverbios 20:24.)

Proverbios 20:24 ***De Jehová son los pasos del hombre físicamente capacitado. En cuanto al hombre terrestre, ¿cómo puede él discernir su camino?

1, 2. ¿Cómo han demostrado incompetencia los gobiernos humanos?

3 Pero no pierda la esperanza. La idea de un gobierno mundial estable no es solo un sueño. Fue el tema de la predicación de Jesús. Él llamó a ese gobierno “el reino de Dios”, y enseñó a sus seguidores a orar por él. (Lucas 11:2; 21:31.) Es cierto que en los círculos religiosos se menciona a veces el Reino de Dios. De hecho, millones de personas oran por él diariamente cuando rezan el padrenuestro (la oración del Señor u oración modelo). Sin embargo, cuando se pregunta: “¿Qué es el Reino de Dios?”, se reciben diversas respuestas. Unos dicen que “es algo que se lleva en el corazón”; otros, que es el cielo. En cambio, como veremos, la respuesta de la Biblia es muy clara.

Lucas 11:2 ***Entonces él les dijo: “Cuando oren, digan: ‘Padre, santificado sea tu nombre. Venga tu reino.
Lucas 21:31 ***Así también ustedes, cuando vean suceder estas cosas, sepan que el reino de Dios está cerca.

3. ¿Cuál era el tema de la predicación de Jesús?  Y ¿Qué dicen algunas personas respecto al Reino de Dios?

UN REINO CON UN PROPÓSITO
4 Jehová Dios siempre ha sido Rey, o Gobernante Soberano, del universo. El hecho de haber creado todas las cosas lo coloca en esa posición ensalzada. (1 Crónicas 29:11; Salmo 103:19; Hechos 4:24.) Ahora bien, el Reino que Jesús predicó desempeña una función subsidiaria, secundaria, con respecto a la soberanía universal de Dios. Dicho Reino Mesiánico tiene un propósito específico. ¿Cuál es?

5 Como se explicó en el capítulo 6, la primera pareja humana se rebeló contra la autoridad de Dios. En vista de las cuestiones que se plantearon, Jehová decidió valerse de una nueva expresión de su soberanía. Anunció su propósito de producir una “descendencia” que aplastaría a la Serpiente, Satanás, y eliminaría los efectos del pecado heredado del hombre. La “descendencia” principal es Jesucristo, y “el reino de Dios” es el instrumento por medio del cual se infligirá a Satanás una derrota total. Mediante este Reino, Jesucristo reinstaurará en la Tierra la gobernación en el nombre de Jehová y vindicará definitivamente la soberanía legítima de Dios. (Génesis 3:15; Salmo 2:2-9.)

1 Crónicas 29:11 ***Tuya, oh Jehová, es la grandeza y el poderío y la hermosura y la excelencia y la dignidad; porque todo lo que hay en los cielos y en la tierra es [tuyo]. Tuyo es el reino, oh Jehová, Aquel que también te alzas como cabeza sobre todo.
Salmo 103:19 ***Jehová mismo ha establecido firmemente su trono en los cielos mismos;
y sobre toda cosa su propia gobernación real ha tenido la dominación.
Hechos 4:24 ***Al oír esto, ellos levantaron la voz de común acuerdo a Dios y dijeron:
“Señor Soberano, tú eres Aquel que hizo el cielo y la tierra y el mar y todas las cosas [que hay] en ellos
Génesis 3:15 ***Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y la descendencia de ella. Él te magullará en la cabeza y tú le magullarás en el talón”.
Salmo 2:2-9 ***Los reyes de la tierra toman su posición,  y los altos funcionarios mismos se han reunido en masa como uno solo contra Jehová y contra su ungido,  3 [y dicen:] “¡Rompamos sus ataduras y echemos de nosotros sus cuerdas!”.  4 El Mismísimo que se sienta en los cielos se reirá; Jehová mismo hará escarnio de ellos.  5 En aquel tiempo les hablará en su cólera, y en su ardiente desagrado los perturbará,  6 [diciendo:] “Yo, sí, yo, he instalado a mi rey sobre Sión, mi santa montaña”.  7 Déjeseme hacer referencia al decreto de Jehová; Él me ha dicho: “Tú eres mi hijo; yo, hoy, yo he llegado a ser tu padre.  8 Pídeme, para que dé naciones por herencia tuya, y los cabos de la tierra por posesión tuya propia.  9 Las quebrarás con cetro de hierro, como si fueran vaso de alfarero las harás añicos”.

4, 5. ¿Por qué decidió Jehová valerse de una nueva expresión de su soberanía, y qué logrará esta?

6 Jesús dijo a los fariseos inicuos unas palabras que algunas versiones de la Biblia traducen así: “El reino de Dios está dentro de vosotros”. (Lucas 17:21, Nácar-Colunga.) ¿Quiso decir Jesús que el Reino estaba en el corazón inicuo de aquellos hombres corruptos? No. Una traducción más exacta del griego original es: “El reino de Dios está en medio de ustedes”. (Traducción del Nuevo Mundo.) De modo que Jesús, que estaba en medio de ellos, hacía referencia a sí mismo en su función futura de Rey. Lejos de ser algo que una persona tiene en su corazón, el Reino de Dios es un gobierno real y vigente, con un gobernante y súbditos. Es un gobierno celestial, pues recibe el nombre de “reino de los cielos” y “reino de Dios”. (Mateo 13:11; Lucas 8:10.) El profeta Daniel contempló en visión al Gobernante de dicho Reino, “alguien como un hijo del hombre”, que era presentado ante el Dios Todopoderoso y recibía, con carácter indefinido, “gobernación y dignidad y reino, para que los pueblos, grupos nacionales y lenguajes todos le sirvieran aun a él”. (Daniel 7:13, 14.) ¿Quién es este Rey? Pues bien, la Biblia llama a Jesucristo “el Hijo del hombre”. (Mateo 12:40; Lucas 17:26.) Sí, Jehová nombró Rey de su Reino a su Hijo, Jesucristo.

7 Jesús no gobierna solo. Con él hay 144.000 que fueron “comprados de la tierra” para ser reyes y sacerdotes. (Revelación 5:9, 10; 14:1, 3; Lucas 22:28-30.) Por su parte, los súbditos del Reino de Dios constituirán una familia mundial de seres humanos sumisos a la jefatura de Cristo. (Salmo 72:7, 8.) Pero ¿cómo podemos estar seguros de que el Reino realmente vindicará la soberanía de Dios y volverá a instaurar en la Tierra condiciones paradisíacas?

Lucas 17:21 ***ni dirán: ‘¡Miren acá!’, o, ‘¡Allá!’. Porque, ¡miren!, el reino de Dios está en medio de ustedes”.
Mateo 13:11 ***En respuesta, él dijo: “A ustedes se concede entender los secretos sagrados del reino de los cielos, mas a aquellos no se les concede.
Lucas 8:10 ***Él dijo: “A ustedes se les concede entender los secretos sagrados del reino de Dios, pero para los demás está en ilustraciones, para que, aunque estén mirando, miren en vano y, aunque estén oyendo, no capten el significado.
Daniel 7:13-14 ***”Seguí contemplando en las visiones de la noche, y, ¡pues vea!, con las nubes de los cielos sucedía que venía alguien como un hijo del hombre; y al Anciano de Días obtuvo acceso, y lo presentaron cerca, aun delante, de Aquel. 14 Y a él fueron dados gobernación y dignidad y reino, para que los pueblos, grupos nacionales y lenguajes todos le sirvieran aun a él. Su gobernación es una gobernación de duración indefinida que no pasará, y su reino uno que no será reducido a ruinas.
Mateo 12:40 ***Porque así como Jonás estuvo en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así el Hijo del hombre estará en el corazón de la tierra tres días y tres noches.
Lucas 17:26 ***Además, así como ocurrió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre:
Revelación 5:9-10 ***Y cantan una canción nueva, y dicen: “Eres digno de tomar el rollo y de abrir sus sellos, porque fuiste degollado y con tu sangre compraste para Dios personas de toda tribu y lengua y pueblo y nación, 10 e hiciste que fueran un reino y sacerdotes para nuestro Dios, y han de reinar sobre la tierra”.
Revelación 14:1 ***Y vi, y, ¡miren!, el Cordero de pie sobre el monte Sión, y con él ciento cuarenta y cuatro mil que tienen escritos en sus frentes el nombre de él y el nombre de su Padre.
Revelación 14:3 ***Y están cantando como si fuera una canción nueva delante del trono y delante de las cuatro criaturas vivientes y de los ancianos; y nadie pudo dominar aquella canción sino los ciento cuarenta y cuatro mil, que han sido comprados de la tierra.
Lucas 22:28-30 ***”Sin embargo, ustedes son los que con constancia han continuado conmigo en mis pruebas; 29 y yo hago un pacto con ustedes, así como mi Padre ha hecho un pacto conmigo, para un reino, 30 para que coman y beban a mi mesa en mi reino, y se sienten sobre tronos para juzgar a las doce tribus de Israel.
Salmo 72:7-8 ***En sus días el justo brotará, y la abundancia de paz hasta que la luna ya no sea.  8 Y tendrá súbditos de mar a mar y desde el Río hasta los cabos de la tierra.
6, 7. ¿Dónde está el Reino, quién es el Rey y quiénes son los que gobernarán con él?  Y ¿Quiénes son los súbditos del Reino?

EL REINO DE DIOS ES UNA REALIDAD
8 Imagínese que su casa se incendia. Un amigo que cuenta con suficientes recursos promete ayudarle a reconstruir la casa y a alimentar a su familia. Si ese amigo le hubiera dicho siempre la verdad, ¿dudaría de él? Imagínese que al día siguiente usted regresa a casa del trabajo y ve que unos obreros están empezando a retirar los escombros y que alguien ha traído comida para su familia. Seguro que usted tendría plena confianza en que, con el tiempo, todo se arreglaría e incluso mejoraría.
9 De igual modo, Jehová nos garantiza que el Reino es una realidad. Como muestra el libro bíblico de Hebreos, muchos aspectos de la Ley prefiguraron la provisión del Reino. (Hebreos 10:1.) El reino terrestre de Israel también ofreció vislumbres del Reino de Dios. Aquel no era un gobierno como los demás, pues los gobernantes se sentaban en “el trono de Jehová”. (1 Crónicas 29:23.) Además, se había predicho: “El cetro no se apartará de Judá, ni el bastón de comandante de entre sus pies, hasta que venga Siló; y a él pertenecerá la obediencia de los pueblos”. (Génesis 49:10.) Efectivamente, Jesús, el Rey permanente del gobierno de Dios, provino del linaje real de Judá. (Lucas 1:32, 33.)

Hebreos 10:1 ***Porque, puesto que la Ley tiene una sombra de las buenas cosas por venir, pero no la sustancia misma de las cosas, nunca pueden [los hombres] con los mismos sacrificios que ofrecen continuamente de año en año perfeccionar a los que se acercan.
1 Crónicas 29:23 ***Y Salomón empezó a sentarse sobre el trono de Jehová como rey en lugar de David su padre, y a hacerlo con éxito, y todos los israelitas le fueron obedientes
Génesis 49:10 ***El cetro no se apartará de Judá, ni el bastón de comandante de entre sus pies, hasta que venga Siló; y a él pertenecerá la obediencia de los pueblos.
Lucas 1:32-33 ***Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y Jehová Dios le dará el trono de David su padre, 33 y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y de su reino no habrá fin”.

 8, 9. ¿Cómo podríamos ilustrar la confiabilidad de las promesas del Reino de Dios?  Y ¿Por qué podemos estar seguros de que el Reino es una realidad?

10 Con la selección de los apóstoles de Jesús se colocó el fundamento del Reino Mesiánico de Dios. (Efesios 2:19, 20; Revelación 21:14.) Estos fueron los primeros de los 144.000 que gobernarían en el cielo como reyes con Jesucristo. Mientras estuvieran en la Tierra, todos los futuros cogobernantes encabezarían la campaña de predicación que Jesús mandó que efectuaran cuando dijo: “Vayan [...] y hagan discípulos de gente de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu santo”. (Mateo 28:19.)

Efesios 2:19-20 ***Ciertamente, por lo tanto, ustedes ya no son extraños y residentes forasteros, sino que son conciudadanos de los santos y son miembros de la casa de Dios, 20 y han sido edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular de fundamento.
Revelación 21:14 ***El muro de la ciudad también tenía doce piedras de fundamento, y sobre ellas los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.
Mateo 28:19 ***Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu santo,

10. ¿Cuándo se colocó el fundamento del Reino Mesiánico de Dios?  Y ¿Qué importante obra encabezarían en la Tierra los futuros cogobernantes de Jesús?

11 El mandato de hacer discípulos se está obedeciendo hoy día en una escala sin precedentes. Los testigos de Jehová proclaman las buenas nuevas del Reino por todo el mundo, en conformidad con las palabras proféticas de Jesús: “Estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin”. (Mateo 24:14.) Un aspecto de esta obra de predicar el Reino es el gran programa educativo que se está llevando a cabo. Los que se someten a las leyes y principios del Reino de Dios ya están experimentando una paz y unidad que los gobiernos humanos no pueden lograr. ¡Todo ello prueba claramente que el Reino de Dios es una realidad!

Mateo 24:14 ***Y estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

11. ¿Cómo se lleva a cabo la predicación del Reino hoy día, y qué está logrando?

12 Jehová dijo a los israelitas: “Ustedes son mis testigos [...], aun mi siervo a quien he escogido”. (Isaías 43:10-12.) Jesús es “el Testigo Fiel”, y, como tal, declaró celosamente las buenas nuevas del Reino. (Revelación 1:5; Mateo 4:17.) Por consiguiente, es propio que los proclamadores del Reino de la actualidad lleven el nombre designado por Dios de testigos de Jehová. Ahora bien, ¿por qué dedican los Testigos tanto tiempo y esfuerzo a predicar el Reino de Dios? Porque el Reino es la única esperanza para la humanidad. Los gobiernos humanos tarde o temprano llegan a su fin, pero eso jamás le sucederá al Reino de Dios. Isaías 9:6, 7 llama a su Gobernante, Jesús, el “Príncipe de Paz”, y añade: “De la abundancia del regir principesco y de la paz no habrá fin”. El Reino de Dios no es como los gobiernos humanos, que hoy ascienden y mañana son derrocados. Como dice Daniel 2:44, “el Dios del cielo establecerá un reino que nunca será reducido a ruinas. Y el reino mismo no será pasado a ningún otro pueblo [...,] él mismo subsistirá hasta tiempos indefinidos”.

Isaías 43:10-12 ***“Ustedes son mis testigos —es la expresión de Jehová—, aun mi siervo a quien he escogido, para que sepan y tengan fe en mí, y para que entiendan que yo soy el Mismo. Antes de mí no fue formado Dios alguno, y después de mí continuó sin que lo hubiera. 11 Yo... yo soy Jehová, y fuera de mí no hay salvador.” 12 “Yo mismo he anunciado y he salvado y he hecho que sea oído, cuando no había entre ustedes [dios] extraño. De modo que ustedes son mis testigos —es la expresión de Jehová—, y yo soy Dios.
Revelación 1:5 ***y de Jesucristo, “el Testigo Fiel”, “El primogénito de los muertos”, y “El Gobernante de los reyes de la tierra”.  Al que nos ama y que nos desató de nuestros pecados por medio de su propia sangre
Mateo 4:17 ***Desde entonces Jesús comenzó a predicar y a decir: “Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos se ha acercado”.

12. ¿Por qué es apropiado llamar testigos de Jehová a los proclamadores del Reino?  Y ¿En qué se diferencia el Reino de Dios de los gobiernos humanos?

13 ¿Qué rey humano podría acabar con la guerra, el crimen, la enfermedad, el hambre y la falta de vivienda? Además, ¿qué gobernante terrestre podría resucitar a los muertos? El Reino de Dios y su Rey resolverán estos problemas. El Reino no resultará defectuoso, como un aparato que funciona mal y necesita continuas reparaciones. Al contrario, el Reino de Dios triunfará, pues Jehová promete: “Así resultará ser mi palabra que sale de mi boca. No volverá a mí sin resultados, sino que ciertamente hará aquello en que me he deleitado, y tendrá éxito seguro en aquello para lo cual la he enviado”. (Isaías 55:11.) El propósito de Dios no fallará; pero ¿cuándo debía empezar a gobernar el Reino?

Isaías 55:11 ***así resultará ser mi palabra que sale de mi boca. No volverá a mí sin resultados, sino que ciertamente hará aquello en que me he deleitado, y tendrá éxito seguro en aquello para lo cual la he enviado.

13. ¿Cuáles son algunos de los problemas que el Reino de Dios resolverá satisfactoriamente?  Y ¿Por qué podemos estar seguros de que las promesas de Dios se cumplirán?

¿CUÁNDO EMPEZARÍA A GOBERNAR EL REINO?
14 “Señor, ¿estás restaurando el reino a Israel en este tiempo?” Esta pregunta de los discípulos de Jesús indicaba que para entonces todavía no entendían el propósito del Reino de Dios ni el tiempo designado para que empezara a gobernar. A fin de que no especularan al respecto, Jesús les dijo: “No les pertenece a ustedes adquirir el conocimiento de los tiempos o sazones que el Padre ha colocado en su propia jurisdicción”. Él sabía que su gobernación sobre la Tierra estaba reservada para un tiempo futuro, mucho después de su resurrección y ascensión al cielo. (Hechos 1:6-11; Lucas 19:11, 12, 15.) Así estaba predicho en las Escrituras. ¿Qué se decía en ellas?

Hechos 1:6-11 ***Pues bien, cuando se hubieron congregado, se pusieron a preguntarle: “Señor, ¿estás restaurando el reino a Israel en este tiempo?”. 7 Les dijo: “No les pertenece a ustedes adquirir el conocimiento de los tiempos o sazones que el Padre ha colocado en su propia jurisdicción; 8 pero recibirán poder cuando el espíritu santo llegue sobre ustedes, y serán testigos de mí tanto en Jerusalén como en toda Judea, y en Samaria, y hasta la parte más distante de la tierra”. 9 Y después que hubo dicho estas cosas, estando ellos mirando, fue elevado, y una nube se lo llevó de la vista de ellos. 10 Y estando ellos mirando con fijeza al cielo mientras él se iba, también, ¡mira!, dos varones con prendas de vestir blancas estuvieron de pie al lado de ellos, 11 y dijeron: “Varones de Galilea, ¿por qué están de pie mirando al cielo? Este Jesús que fue recibido de entre ustedes arriba al cielo, vendrá así de la misma manera como lo han contemplado irse al cielo”.
Lucas 19:11-12 ***Mientras ellos escuchaban estas cosas, habló también una ilustración, porque estaba cerca de Jerusalén y ellos se imaginaban que el reino de Dios iba a exhibirse instantáneamente. 12 Por lo tanto dijo: “Cierto hombre de noble nacimiento viajó a una tierra distante para conseguir para sí poder real y volver.
Lucas 19:15 ***”Con el tiempo, cuando volvió después de haber conseguido el poder real, mandó llamar a sí a estos esclavos a quienes había dado el dinero en plata, para averiguar lo que habían ganado por la actividad de negociar.

14. ¿Qué idea equivocada tenían los discípulos de Jesús con relación al Reino, pero qué sabía Jesús respecto a su gobernación?

15 Refiriéndose proféticamente a Jesús como su “Señor”, el rey David dijo: “La expresión de Jehová a mi Señor es: ‘Siéntate a mi diestra hasta que coloque a tus enemigos como banquillo para tus pies’”. (Salmo 110:1; compárese con Hechos 2:34-36.) Esta profecía indica que Jesús no empezaría a gobernar inmediatamente después de ascender al cielo, sino que tendría que esperar a la diestra de Dios. (Hebreos 10:12, 13.) ¿Por cuánto tiempo? ¿Cuándo empezaría su gobernación? La Biblia nos ayuda a contestar estas preguntas.

Salmo 110:1 ***La expresión de Jehová a mi Señor es:
“Siéntate a mi diestra hasta que coloque a tus enemigos como banquillo para tus pies”.
Hechos 2:34-36 ***De hecho, David no ascendió a los cielos, sino que él mismo dice: ‘Jehová dijo a mi Señor: “Siéntate a mi diestra, 35 hasta que coloque a tus enemigos como banquillo para tus pies”’. 36 Por lo tanto, sepa con certeza toda la casa de Israel que Dios lo hizo Señor y también Cristo, a este Jesús a quien ustedes fijaron en un madero”.
Hebreos 10:12-13 ***Pero este [hombre] ofreció un solo sacrificio por los pecados perpetuamente, y se sentó a la diestra de Dios, 13 esperando desde entonces hasta que se coloque a sus enemigos como banquillo para sus pies.

15. ¿Qué nos aclara el Salmo 110:1 sobre el comienzo de la gobernación de Jesús?

16 La única ciudad de toda la Tierra en la que Jehová puso su nombre fue Jerusalén. (1 Reyes 11:36.) También fue la capital de un reino terrestre aprobado por Dios que tipificó a su Reino celestial. De ahí que la destrucción de Jerusalén por los babilonios en el año 607 a.E.C. fuese tan significativa. Dicha destrucción marcó el comienzo de un largo período durante el cual la gobernación directa de Dios sobre su pueblo en la Tierra se vio interrumpida. Unos seis siglos después Jesús indicó que esta interrupción aún no había terminado, pues dijo: “Jerusalén será hollada por las naciones, hasta que se cumplan los tiempos señalados de las naciones”. (Lucas 21:24.)

1 Reyes 11:36 ***Y a su hijo daré una tribu, a fin de que David mi siervo continúe teniendo una lámpara siempre delante de mí en Jerusalén, la ciudad que yo me he escogido para poner allí mi nombre.
Lucas 21:24 ***y caerán a filo de espada y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por las naciones, hasta que se cumplan los tiempos señalados de las naciones.

16. ¿Qué sucedió en 607 a.E.C., y cómo estaba relacionado aquello con el Reino de Dios?

17 Durante “los tiempos señalados de las naciones” se permitiría que los gobiernos mundanos interrumpieran la gobernación aprobada por Dios. Dicho período empezó con la destrucción de Jerusalén, en 607 a.E.C., y Daniel indicó que se extendería por “siete tiempos”. (Daniel 4:23-25.) ¿Cuánto son “siete tiempos”? La Biblia aclara que tres “tiempos” y medio corresponden a 1.260 días. (Revelación 12:6, 14.) El doble, es decir, siete tiempos, serían 2.520 días. Pero al final de ese breve espacio de tiempo no sucedió nada especial. Ahora bien, si a la profecía de Daniel se le aplica la pauta bíblica de “un día por un año”, resultan 2.520 años, que contados desde 607 a.E.C. nos llevan al año 1914 E.C. (Números 14:34; Ezequiel 4:6.)

Daniel 4:23-25 ***”’Y porque el rey contempló a un vigilante, hasta a un santo, que venía bajando de los cielos, que también decía: “Corten el árbol, y arruínenlo. No obstante, dejen su tronco mismo con las raíces en la tierra, pero con una atadura de hierro y de cobre, entre la hierba del campo, y con el rocío de los cielos sea mojado, y con las bestias  del campo sea su porción hasta que siete tiempos mismos pasen sobre él”, 24 esta es la interpretación, oh rey, y el decreto del Altísimo es lo que tiene que suceder a mi señor el rey. 25 Y te echarán de entre los hombres, y con las bestias del campo tu morada llegará a ser, y la vegetación es lo que te darán aun a ti a comer tal como a toros; y con el rocío de los cielos tú mismo estarás mojándote, y siete tiempos mismos pasarán sobre ti, hasta que sepas que el Altísimo es Gobernante en el reino de la humanidad, y que a quien él quiere [darlo] lo da.
Revelación 12:6 ***Y la mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios, para que la alimentaran allí mil doscientos sesenta días.
Revelación 12:14 ***Pero las dos alas de la gran águila le fueron dadas a la mujer, para que volara al desierto a su lugar; allí es donde es alimentada por un tiempo y tiempos y medio tiempo, lejos de la cara de la serpiente.
Números 14:34 ***Por el número de los días que ustedes espiaron la tierra, cuarenta días, un día por un año, un día por un año, ustedes responderán por sus errores cuarenta años, puesto que tienen que conocer lo que significa mi desapego.
Ezequiel 4:6 ***Y tienes que completarlos.
”Y tienes que acostarte sobre tu lado derecho en el segundo caso, y tienes que llevar el error de la casa de Judá cuarenta días. Un día por un año, un día por un año, es lo que te he dado.

17. ¿Qué son “los tiempos señalados de las naciones”, y cuánto tenían que durar?  Y ¿Cuándo empezaron “los tiempos señalados de las naciones”, y cuándo terminaron?

18 ¿Empezó Jesús a reinar en el cielo en ese año? En el capítulo siguiente estudiaremos las razones bíblicas por las que podemos contestar que así fue. Ahora bien, el comienzo de la gobernación de Jesús no vendría acompañado de paz inmediata en la Tierra. Revelación 12:7-12 muestra que tan pronto como Jesús recibiera el Reino, echaría del cielo a Satanás y los ángeles demoníacos. Aunque esta acción supondría muchas calamidades para la Tierra, resulta alentador leer que al Diablo solo le queda “un corto espacio de tiempo”. Pronto podremos regocijarnos no solo por el hecho de que el Reino de Dios gobierna, sino también debido a las bendiciones que este traerá sobre la Tierra y la humanidad obediente. (Salmo 72:7, 8.) ¿Cómo sabemos que dichas bendiciones serán una realidad pronto?

Salmo 72:7-8 ***En sus días el justo brotará, y la abundancia de paz hasta que la luna ya no sea.
 8 Y tendrá súbditos de mar a mar y desde el Río hasta los cabos de la tierra.

18. ¿Qué hizo Jesús poco después de recibir el poder del Reino, y qué efecto tuvo aquello en la Tierra?

Nota :
 El nombre Siló significa: “Aquel de Quien Es; Aquel a Quien Pertenece”. Con el tiempo se hizo evidente que “Siló” era Jesucristo, “el León que es de la tribu de Judá”. (Revelación 5:5.) En algunos tárgumes judíos hasta se sustituyó la palabra “Siló” por “el Mesías” o “el rey Mesías”.

Revelación 5:5 ***Pero uno de los ancianos me dice: “Deja de llorar. ¡Mira! El León que es de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el rollo y sus siete sellos”.

COMPRUEBE SU CONOCIMIENTO
¿Qué es el Reino de Dios, y desde dónde gobierna?
¿Quién gobierna en el Reino, y quiénes son sus súbditos?
¿Cómo nos ha garantizado Jehová que su Reino es una realidad?
¿Cuándo empezaron “los tiempos señalados de las naciones”, y cuándo terminaron?

ALGUNOS SUCESOS IMPORTANTES RELACIONADOS CON EL REINO DE DIOS
  Jehová anuncia su propósito de producir una “descendencia” que aplastará la cabeza de la Serpiente, Satanás el Diablo. (Génesis 3:15.)
  En 1943 a.E.C. Jehová indica que esta “descendencia” será un descendiente humano de Abrahán. (Génesis 12:1-3, 7; 22:18.)
  El pacto de la Ley, celebrado con Israel en 1513 a.E.C., ofrece “una sombra de las buenas cosas por venir”. (Éxodo 24:6-8; Hebreos 10:1.)
  El reino terrestre de Israel comienza en 1117 a.E.C. y continúa después en la línea de David. (1 Samuel 11:15; 2 Samuel 7:8, 16.)
  Jerusalén es destruida en 607 a.E.C. y empiezan “los tiempos señalados de las naciones”. (2 Reyes 25:8-10, 25, 26; Lucas 21:24.)
  En 29 E.C. Jesús es ungido como Rey Designado y empieza su ministerio terrestre. (Mateo 3:16, 17; 4:17; 21:9-11.)
  En 33 E.C. Jesús asciende al cielo, donde espera a la diestra de Dios hasta que le llegue el momento de reinar. (Hechos 5:30, 31; Hebreos 10:12, 13.)
  Jesús es entronizado en el Reino celestial en 1914 E.C., al terminar “los tiempos señalados de las naciones”. (Revelación 11:15.)
  Satanás y sus demonios son arrojados a la vecindad de la Tierra y acarrean más calamidades a la humanidad. (Revelación 12:9-12.)
  Jesús dirige la predicación mundial de las buenas nuevas del Reino de Dios. (Mateo 24:14; 28:19, 20.)
                                                                                                                                                             
                                                                                                                                          Inicio de la Pagina
                                                                                                                                          E-mail
                                                                                                                                          Al Indice principal

.

.                      -------------------------------------------- fin de la pagina------------------------------------------

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.